a

Cómo ser una mejor mamá

Cómo ayudar a los hijos a escoger una carrera profesional

Llega un momento en que nuestros hijos dejan de ser niños y  comienzan a enfrentar  retos en su vida. Uno de ellos es escoger una carrera profesional, una decisión fundamental que no sólo impactará en su presente sino también en el resto de su vida.

Y aunque a muchos adolescentes no les cuesta escoger su carrera profesional, pues conocen sus gustos y preferencias desde muy pequeños, otros aplazan el tema porque no saben qué camino seguir.  Por eso,  los padres deben estar preparados para ayudar a sus hijos a escoger qué carrera estudiar, así: 

  1. Conoce sus gustos: tus hijos pueden tener hobbies o gustos que sirven como base para escoger su carrera profesional. Explora sus gustos (como la cocina, o la lectura, o las matemáticas) y oriéntalo sobre cómo debería ser su futuro.

  2. Pregúntale por sus sueños: estudiar también se trata de cumplir los sueños y anhelos que todos tenemos desde temprana edad. Dile a tu hijo que se imagine su vida en 10 o 15 años y que describa exactamente cómo se imagina siendo feliz.

  3. Conoce la oferta universitaria: es importante que, en compañía de tus hijos, conozcas los programas universitarios que ofrecen las instituciones educativas de tu ciudad. Explora las opciones por Internet o directamente en la institución escogida.

  4. Consulta a un orientador profesional: un orientador profesional podrá saber la mejor opción de educación de tus hijos realizando test o exámenes que definan de una manera más acertada sus gustos y motivaciones.

  5. Habla con sus profesores: sus educadores en el colegio y escuela pueden ser orientadores sobre qué camino debe tomar tu hijo. Ellos conocen mejor sus fortalezas y debilidades.

  6. Escúchalo: sus conversaciones pueden dar luces sobre qué carrera sería la más adecuada para él. Si todo el tiempo habla de libros, números o animales, quizás sus opciones de estudio sean más claras de lo que parecen.

  7. No lo presiones: en muchas familias existe la creencia de que un hijo debe seguir los pasos de sus padres y abuelos y por eso no puede escoger libremente lo que quiere estudiar. No lo obligues a seguir un camino que quizás no lo haga sentir pleno y realizado.

  8. Dale tiempo: muchos adolescentes no saben aún qué estudiar justo en el momento de graduarse de bachilleres.  Si ese es el caso de tu hijo, permítele tener un descanso corto para que aclare mejor sobre qué carrera estudiar.

Recuerda que la profesión que escoja tu hijo es una decisión muy importante que no se puede tomar a la ligera. Oriéntalo con amor, paciencia y sabiduría. 

Ver más (+)

Alimentación saludable para un buen rendimiento

Ya empezaron las clases en el colegio y para que tu hijo tenga un año exitoso debes pensar en su bienestar, proporcionándole una alimentación saludable para asegurar que tenga un buen rendimiento en clases y un crecimiento adecuado. 

Conoce la importancia de cada comida en el desarrollo de los niños, el manejo adecuado de éstas, los valores de los grupos alimenticios, y algunas recetas para este inicio de año: 

El desayuno: es la principal comida del día, pues el cuerpo ha estado muchas horas sin ingerir alimento y si el niño empieza a hacer algún tipo de ejercicio sin haber comido, estará gastando energías que no posee. Algunas consecuencias de no desayunar pueden ser decaimiento, falta de concentración, mal humor, descenso del rendimiento académico. El desayuno entonces es importante para el estado físico, psíquico y nutricional de tu hijo. Así que no lo lleves al colegio sin darle un buen desayuno. Este debe contener: 

  • Lácteos: leche, yogurt, cuajada.

  • Cereales: pan, tostadas, cereales, galletas.

  • Frutas.

  • Derivados de la carne: jamón, pollo, sánduche, embutidos pero controlados. 

Media mañana: si en el colegio donde estudia tu hijo no le dan servicio de alimentación, es importante que le empaques la lonchera. Ésta debe tener alimentos del grupo de las frutas, leche y cereales. Una pequeña porción de dulce es bueno porque le proporciona energía que fácilmente gasta en sus juegos y ejercicios escolares. 

Almuerzo: es una de las comidas más importantes del día, le proporciona energía al cuerpo cuando ya los niveles están decayendo, lo que le permitirá al menor continuar sus tareas y otro tipo de actividades en casa. En éste debe haber un alimento de cada grupo alimenticio. 

  • Abundante cereal o legumbre: arroz, garbanzos, guisantes, lentejas, pasta, pan.

  • Pescado, carne, pollo o huevo.

  • Ensalada de verduras.

  • Postre o fruta. 

Algo o merienda: esta comida es importante porque es el aporte nutritivo que se le da al niño entre el almuerzo y la comida. Ellos necesitan aumentar su nivel de energía y esto se logra con la alimentación adecuada. Para esta hora puedes darle un cereal, un lácteo y una fruta.

Comida o cena: después de un día largo de escuela y diversión los niños terminan cansados por lo tanto es bueno que le prepares una cena ligera pero que los nutra, esto le ayudará a descansar mejor.  Para las horas de la noche cuando comen en familia, puedes darle a tu hijo un plato de verduras, pasta o arroz, acompañados de una pequeña porción de alguna carne ya sea jamón o croquetas de pollo, y puedes terminar con un pequeño dulce pero lo mejor es una fruta. 

Si estás buscando que tu hijo tenga un buen rendimiento en clases este 2015 entonces procura darle una alimentación saludable, a horas adecuadas. Recuerda que ninguna comida se debe saltar o reemplazar por otra clase de alimentos que un médico o nutricionista no haya recomendado.

Ver más (+)

Novedades

¡Aprende cómo realizar tus pedidos por internet!

Ver más (+)

Redime la Cortina Petunia a partir de Campaña 1

¡A partir de Campaña 1 2015, no te pierdas esta oportunidad! Encuéntrala en nuestro Plan de Premios. 

Ver más (+)